Depilación Laser 2017-11-06T20:55:47+00:00

Depilación Láser Diodo

La Depilación Láser Diodo, es un método de depilación que emplea una tecnología de luz basada en el principio de foto-termólisis selectiva. El folículo piloso absorbe la luz que se transforma en calor sin dañar los tejidos colindantes, este calor actúa sobre el folículo y lo debilita hasta impedir el crecimiento del vello. El folículo piloso tiene más melanina que los otros tejidos y por ello la luz actúa sobre este y no sobre los tejidos colindantes, de ahí que se llame fototermólisis selectiva.

El tratamiento consiste en varias sesiones aplicadas, las sesiones son cada vez más espaciadas según se observe el crecimiento del vello. Antes de comenzar el tratamiento, la especialista realizará un test de prueba para diagnosticar tu fototipo de piel, su correspondiente tratamiento y posibles contra indicaciones.

Durante la sesión, para proteger tus ojos de la luz emplearemos unas gafas protectoras al igual que la especialista que realiza el tratamiento.

Según la zona a tratar el tiempo que dura una sesión es variable, si bien los equipos que empleamos permiten gran rapidez. Para hacernos una idea, una sesión de ingles y axilas puede durar unos 15 minutos, mientras que una de piernas puede llegar a una hora. Antes de la sesión se recomienda una longitud del vello que queremos depilar de unos 2mm aproximadamente. Además, debes tener en cuenta unos cuidados mínimos de los que te informará la especialista, tales como evitar la exposición al sol antes y después de una sesión o evitar métodos que eliminen el vello de raíz (pinzas o cera son incompatibles con la fotodepilación).

Debido al efecto calórico del tratamiento, en algunos casos puede aparecer enrojecimiento e inflamación de la piel en la zona tratada, pero desaparecerá espontáneamente. Se puede aplicar algún gel calmante después de la sesión durante uno o dos días más.

EL NÚMERO DE SESIONES EN UN TRATAMIENTO DE LUZ PULSADA DEPENDE EN GRAN MEDIDA DE CADA PERSONA, DE SU TIPO DE PIEL, DE VELLO Y DE LA ZONA QUE QUEREMOS TRATAR.

La duración del tratamiento depende de la respuesta de cada uno al mismo, según se observe el crecimiento del vello, que también difiere de unas zonas a otras. Cada vez el folículo está más debilitado y el vello necesita más tiempo para crecer. Por esto las sesiones serán cada vez más espaciadas, porque es necesario aplicar la luz en el momento óptimo de crecimiento del vello.